COMUNIDADES EDUCATIVAS VIRTUALES.

Autoras: Cecilia Román, Carmen Hidalgo y María José Troncoso

El presente escrito, tiene por finalidad generar un análisis respecto a cómo la Educación, específicamente los establecimientos educacionales, pueden incorporar las Tecnologías de Información y Comunicación, en beneficio de la cohesión de la comunidad escolar, a través de la gestión de Comunidades Educativas Virtuales. ()

Hace ya un tiempo, en el marco de la globalización, de la inserción de las Tecnologías de Información y Comunicación y de la supra valoración del conocimiento, se han generado nuevos cambios conformandose una nueva era, la que Manuel Castells denomina: “Era de la Información”. Según Castells “La Era de la Información es un periodo histórico caracterizado por una revolución tecnológica centrada en las tecnologías digitales de información y comunicación, concomitante, pero no causante, con la emergencia de una estructura social en red, en todos los ámbitos de la actividad humana, y con la interdependencia global de dicha actividad”. De esta forma, la Educación, como una de las áreas fundamentales en el desarrollo de la vida humana, no puede ausentarse frente a lo que acaece en este nuevo escenario social, político, económico y cultural que se plantea. Así entonces, nos preguntamos ¿Cómo acercar a los distintos actores que forman parte de la comunidad educativa a este nuevo marco social que se plantea manteniendo una cohesión como comunidad?

Ante esta pregunta, nuestras respuestas podrían ser tantas como los resultados de una palabra en un buscador de Internet, no obstante, en este trabajo, sólo nos centraremos en lo que, creemos, pueda resultar un buen servicio para contribuir a la generación de vínculos que otorguen identidad comunitaria a un establecimiento, siempre que se gestione una participación de todos los actores que la componen. De este modo, nos referimos entonces, a las Comunidades Educativas Virtuales. Puede que el lector, en este momento se pregunte, pero ¿Qué es una Comunidad en este contexto?, para su aclaración, nos apoyaremos en el Profesor de la Universidad Complutense, José Antonio Rodríguez, quien señala que: “Una comunidad es y se hace cuando cuenta con “procedimientos” de interrelación que le permiten compartir su propia experiencia en un espacio y en un tiempo”. En base a ello, las Comunidades Educativas Virtuales, son espacios que permiten el establecimiento de diálogo fluido entre las distintas partes de la comunidad, en pos de la valoración (dependiendo de los años de inicio, de la gestión directiva, entre otros) de una identidad escolar determinada. Las Comunidades Educativas Virtuales, facultan la construcción de la historia de una institución educativa, pues se guardan las experiencias de todos los participantes, a fin de crecer y madurar como comunidad.

 Si bien las Comunidades Educativas Virtuales, son un buen recurso para disminuir una de las tareas milenarias de la Educación: “Integrar a todos los actores de la comunidad escolar”, podemos dar cuenta, que actualmente en nuestro país, dicha “emergencia”, como diría Castell, aún no se encuentra resulta en su totalidad, sólo algunos colegios, en su mayoría pagados, cuentan con este sistema, a diferencia de los establecimientos municipales, a pesar de que existen diversas compañías que ofrecen una plataforma virtual, totalmente gratis (por ejemplo: www.schoolmaster.com, http://moodle.org/, http://www.atutor.ca, entre otros). En este marco, podemos observar que la formación y/o información en torno a estos recursos por parte de quienes dirigen los establecimientos, o bien, por quienes participan en las Direcciones Municipales de Educación, son cruciales para efectuar gestiones que favorezcan la cohesión de la comunidad escolar, reconociendo que este tipo de servicios TICs, como alude la OCDE, facilita la comunicación, el procesamiento y transmisión de la información, siendo un medio eficaz y promovedor de cambios en el entorno escolar.

Si bien lo virtual no suprime la experiencia real, sí logran disolver la lejanía. Las Comunidades Educativas Virtuales son un espacio común que permiten, además de la comunicación, compartir experiencias, informaciones, preocupaciones, expectativas, anhelos. Estas características son esenciales si nos situamos en el ámbito de la praxis diaria, donde se hace necesario innovar cada día. De esta manera, un espacio virtual, si se gestiona adecuadamente por parte de los docentes, es una instancia para compartir no sólo entre los distintos agentes de la comunidad escolar, sino también, es un espacio para fortalecer los vínculos entre docentes y su trabajo en equipo, ya que, como señala Borgoña Gros, una de las grandes dificultades de los profesores en la tarea de enseñar y de incorporar cambios, es que siempre trabajan en solitario, ellos saben que deben formarse y qué es lo que les hace falta, pero su perfeccionamiento dependerá de su voluntad al igual que la innovación. Ante este panorama, se torna ineludible que los establecimientos acudan a este tipo de recursos virtuales pues contribuyen a forjar una “cultura colaborativa” entre docentes, que sin duda debe ser promovida desde quienes se encuentran en la cúspide de una institución escolar.

Como se ha expuesto, las Comunidades Educativas Virtuales parecen ser un buen recurso TICs para incluir a padres y/o apoderados, estudiantes, directivos, administrativos y profesores en un mismo espacio y tiempo, sin embargo, también existen ciertas limitantes que empañan este servicio, pero no lo caducan ya que pueden ser superadas. En primera instancia, es posible que no todos los agentes tengan acceso a un computador o Internet, lo cual dificultaría esta inmersión a la comunidad virtual creada, pudiendo así, efectuar el participante un abandono del sitio. Por otra parte, muchos de los actores de la comunidad educativa pueden ser analfabetos digitales, lo que entorpecería su navegación por el sitio virtual o bien, no podrían ser activo dentro del espacio, marginándose así de la comunidad. Sin embargo, creemos que dichas limitaciones, o las que pudiesen surgir en la construcción y/o puesta en práctica de una Comunidad Educativa Virtual, son escatimadas por la cantidad de ventajas y beneficios que se originan en este espacio donde todos los actores de la comunidad escolar convergen en un punto de encuentro, lo que permite no sólo la consolidación de una identidad educativa, sino también, es un medio para acercar a todos los agentes a esta nueva forma de educar, donde conocer, crear, compartir, participar y relacionarse a través de las redes, es uno de los desafíos medulares que debe enfrentar la educación de hoy.

 

Bibliografía

  1. Catells, M. (2005). La era de la información: Economía, Sociedad y Cultura. Madrid. España. Alianza Editorial.
  2. Contreras, A. Género y TIC. Hacia un nuevo modelo más equilibrado o la Sociedad de la Información a dos velocidades. Barcelona. España. Portal de la Comunicación InCom-UAB: El portal de los estudios de comunicación, 2001-2009. http://www.portalcomunicacio.com/download/52.pdf
  3. Gross, B. (2004). De cómo la tecnología no logra integrarse en la escuela a menos que…. Cambie la escuela. Barcelona. España: Experiències d'ús de les TIC a l'ensenyament. Jornada Espiral 2004. http://firgoa.usc.es/drupal/files/begonagros.pdf
  4. Rodríguez, J.A. (2000). Las Comunidades Educativas Virtuales. Madrid. España. Facultad de Educación. Tecnologías Aplicadas a la Educación. Universidad Complutense. http://www.educared.org/global/congresoi/pdf/congreso-i/Ex12cev.PDF

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar